Go to content

Main menu:

 

 

 

Un Viaje Lleno de Aventuras

Para todas las edades

descargar en PDF
Descargar en epub



       

Al ocultarse el sol, reunidos alrededor del fuego, danzaban alegres al son de

tambores, panderos y flautas que habían construido con sus propias manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Wambli colocó las mazorcas de maiz a la entrada y tomó asiento sin decir palabra. El anciano por su parte, en apariencia ajeno a su llegada, continuó con lo que estaba haciendo bajo la atenta mirada de Wambli. Al cabo de un rato una clara sonrisa se dibujó en el rostro de la niña: “¡Eso es, ahora lo entiendo!”...

 

 

 


 


 

 

Dedicado a los niños de todas las tribus que pueblan la tierra, cuya piel va del color negro al blanco y del amarillo al rojo.

Que siempre resplandezca la luz de la estrella en vuestros ojos.

Que el asombro prevalezca sobre la rutina.

Que, como Wambli, podáis elevaros por encima de las nubes..

 

—¡Dame un caballo! —le pidió Wambleeska de repente.

 

—¿Un caballo? ¡Ja, ja, ja…! —rió Wambli pensando que le estaba gastando una broma —. Yo no tengo ningún caballo, ¿cómo podría dárte uno?

 

—Exacto. No puedes darme algo que no tienes y lo mismo le sucede a todo lo que existe en la Naturaleza. Todo se haya repleto de vida, especialmente el sol.

 

¿Entiendes ahora por qué son sagrados para nosotros y debemos proteger el río, el bosque, el pájaro, la hierba, el bisonte, y todo lo demás?

Contactar con el autor: wambli@email.com