Más Allá del Camino / La Gran Búsqueda

El campo de girasoles

                                          


 ...Al pasar por un prado, Yago se quedó mirando un campo de enormes girasoles ya secos y a punto de ser cosechados. Contemplar el aspecto marchito de tan espléndidas flores nublo su rostro  y este hecho no pasó desapercibido para Lucas.

—¿Que te parecen estos girasoles? —le preguntó entonces Lucas, al tiempo que dirigía hacia Yago su mirada.

—Me produce cierta tristeza verlos tan secos y marchitos —le respondió casi sin dejarlo terminar la frase, como si hubiese estado esperando con impaciencia el momento de desahogar con palabras lo que sentía su corazón...

..—Ahora —continuó hablando—, terminado su ciclo, el tallo, las hojas, las raíces y todo lo que ves debe retornar a la tierra de la que se levantaron, y dentro de un tiempo los restos de su tronco y de sus pétalos y raíces se transformarán de nuevo en la materia de la que surgieron, imposible ya de distinguirlos, convertidos en una tierra nutrida y vivificada por la fuerza del Sol, por el agua y el aire, que son los mismos elementos que propiciaron su desarrollo y que se han ido fijando en su fruto, ligados magistralmente en el crisol alquímico de la Naturaleza...